NOVEDADESDISCOS

The Vines

Wicked Nature

Mientras The Vines desaparece de escena, pareciera que Craig Nicholls se congelara disco tras disco, para aparecer con esa frescura y adolescencia rockera que lo definen. Por suerte, su energía y estilo son el pilar fundamental de la banda, más aún tras su separación, lo que no impidió que The Vines siguiera, y menos que sacara un nuevo disco, lo que se manifiesta en Wicked Nature, álbum producido por el mismo Craig.

Tras tres años de espera, el trío integrado por dos nuevos miembros nos entrega un nuevo material, el cual sigue la impecable línea garage rock que tanto añoramos. Desde el 2002 los australianos nos conquistaron con un discazo como Highly Evolved, compuesto por inigualables y poderosos hits, tales como “Get Free” o “Outtathaway” que se nos suben a la cabeza para sacudirnos. Años posteriores avanzaron con temas que se quedaron en las listas más escuchadas, añadiendo el aclamado videoclip para “Ride”, dirigido por el talentoso Gondry, al igual que “Winning Days”, homónimo de su segundo álbum, donde demuestran su lado más tranquilo y sensible.

En este retorno, el sexto álbum encabezado por Nicholls está conformado por 22 canciones, divididas en dos discos empapados de puro rock al estilo The Vines. Abriendo esta extensa y lúcida producción, nos encontramos con “Metal Zone”, una canción mucho más grunge que se combina de manera perfecta, liderada como siempre por la potente guitarra. Continuando la misma energía en sus coros, aparecen “Ladybug” y “Green Utopia”, aunque esta última baja un mínimo sus estruendosas guitarras para darle protagonismo a la posesiva voz de Craig.

En “Psychomatic” volvemos a los poderosos sonidos de los noventas que se mezclan con el particular garage de los Vines. Ya en “Killing The Planet”, bajamos un cambio para quedarnos con ritmos más parejos y tranquilos, pero no menos destacables. En “Anything You Say” pasamos del rock más intenso a un nivel más “pop” dentro de la euforia de Wicked Nature. Sin dudas, otro tema que se distingue del resto es “Venus Fly Trap”, canción serena y necesaria de todo disco, aunque “Good Enough” comienza con tales características, pero luego nos sorprende con instrumentos y sonidos más acelerados; aún así, no logran alcanzar la vehemencia del otro hit anticipado por la banda, que dura menos de 1 minuto y medio, titulado “Out The Loop”.

En “Rave It” se nos impone un riff que marca una de las canciones más al estilo Nicholls y compañía, al igual que la canción homónima del álbum. Finalizando la primera parte con sonidos más dóciles reflejados en “Into The Fire”, pasamos al siguiente disco con un ritmo más movido que nos provee “Reincarnation”, donde la percusión toma un poco más de protagonismo que la impetuosa guitarra que marca este completo trabajo. Retomando los pegajosos coros que se entrelazan al ritmo del instrumental del dinámico trío, hallamos “Love Is Gone”, para ir directo a una guitarra acústica más tímida junto a “Truth”, “Slightly Alien” y “Clueless”.

Despidiendo esta montaña rusa de melodías, aparece “Funny Thing” con la enérgica batería a cargo de Lachlan West, el ineludible bajo de Tim John y, por supuesto, la versátil guitarra y voz del talentoso Craig Nicholls.

Regresar a las andanzas con un disco doble de 22 de canciones quizás da lugar a enjuiciar un extenso trabajo que puede repetirse y ser poco original, sobre todo si esta banda se identifica por un estilo único que reitera en su discografía. No obstante, The Vines vuelve a cumplir nuestras exigencias y expectativas de rock que, por cierto, en los últimos años se está deshaciendo entre sintetizadores e instrumentos que exceden bajo, guitarra y batería instaurados por el garage rock, un estilo últimamente olvidado pero que, gracias a Wicked Nature, regresa en medio de la escasez.

PUBLICAR UN COMENTARIO

Los comentarios antes de ser publicados seran moderados por el Staff..

*NICK

NOMBRE

EMAIL

CIUDAD

0 Comentarios